Total de visualitzacions de pàgina:

dilluns, 5 d’agost de 2013

LA PARTIDA - DIEZ


(Hay un pequeño silencio antes de repartir de nuevo las cartas, vemos a Duvi pensativa que está tramando alguna cosa mientras le van llegando las cartas...)
Duvi: Yo pongo a mi Alemán
Belén: ¡¿Qué alemán?!, pero si todavía no has conocido a ninguno.
Duvi: Bueno, aceptadlo como un pagaré… ¿Conocéis a algún hombre que se me haya resistido?
Belén: No puedo ver la apuesta.
Duvi: ¿No tienes a ningún tio?
Belén: No.
Duvi: Qué tu no tienes a ningún tio?
(Belén deja las cartas en la mesa)
Belén: Bueno tampoco me importa demasiado no poder jugar esta partida.
(Duvi se la queda mirando durante unos instantes, después con su habitual filosofía suelta su parrafada mientras juega sola con Paloma... Iremos viendo las caras de las dos mientras oímos lo que dice Duvi...)
Duvi: Bah, los hombres son como las cartas... las meneas un poquito, las organizas y juegas... Siempre puedes apostar por tu juego o retirarte...
Paloma: Oh...
Duvi: Y cuando está acabando la partida, te puedes descartar de aquellas cartas que no te sirven para nada...
Belén: Creo que debería irme a Alemania contigo...
Duvi: Además, siempre tengo alguna carta –un as- que me he reservado por si acaso... Qué tienes?
Paloma: Nada, dos reyes y un as. (Echa las cartas encima de la mesa)
Duvi: (Va dejando las cartas de una en una) Póquer de reinas... He ganado!! Me quedo con tu Manu, lo siento Paloma... (Le pasa la carta que marca el as) ¿me das el número?
(Vemos como Paloma le anota el número en la carta.)