Total de visualitzacions de pàgina:

dimecres, 17 de setembre de 2014

¡PERDÓN, MEJILLÓN!

Dibujo 
entre los arcos 
de una casa junto al mar 
un sueño irrepetible. 

Voy y vengo 
a velocidad de crucero 
mientras acerco mi ilusión a la tuya, 
mientras respiro un estribillo 
cercano al cielo inquieto.

Así comparto mis noches 
con personas a las que amo.

¡Perdón, mejillón, 
pero eso no te incluye!